El PEAS y su vigencia en el marco de los ODS 2030

En los últimos años, el bloque regional ha avanzado en su proceso de democratización interno, así como en la construcción de una agenda multidimensional, multinivel y multiactor del desarrollo.

El MERCOSUR cuenta con instituciones e instrumentos operativos para promover acciones coordinadas que permitan la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible 2030 (ODS) y así mejorar la vida de su ciudadanía.

La Agenda 2030 reafirma el interés en la colaboración intersectorial en su ODS 17 que busca Revitalizar la Alianza Mundial para el Desarrollo Sostenible, en donde se reafirma que “para que una agenda de desarrollo sostenible sea eficaz se necesitan alianzas entre los gobiernos, el sector privado y la sociedad civil”. En este mismo sentido, cabe también recordar el papel de los procesos de integración regional en el cumplimiento de los ODS. La Declaración final de las Naciones Unidas mediante la que se aprueba la Agenda 2030 reconoce “la importancia que para el desarrollo sostenible tienen las dimensiones regionales y subregionales, la integración económica regional y la interconectividad. Los marcos regionales y subregionales pueden hacer que sea más fácil traducir efectivamente las políticas de desarrollo sostenible en medidas concretas a nivel nacional”.

La Agenda ofrece un marco de indicadores mundiales para el seguimiento de 17 Objetivos e identifica 229 indicadores de resultados. Para ejecutar las acciones que permitan la consecución de las metas fijadas en los ODS es necesario, en primer lugar, que los hacedores de políticas públicas sectoriales conozcan y comprendan alcance y metas de cada uno de los objetivos y, al mismo tiempo, que puedan contar con un rápido acceso a información estadística actualizada que permita caracterizar las diferentes realidades de nuestros países y territorios con la suficiente desagregación. Los gobiernos juegan un papel relevante no solamente en la recolección de información sino también en la definición analítica de los procesos que deberán ser llevados a cabo para convertir la información en acciones operativas que permitan alcanzar los resultados deseados. Un principio relevante de este plan consiste en “garantizar que nadie se quede atrás”, para lo cual es fundamental convocar la cooperación entre los países para promover el cumplimiento de los ODS en su totalidad; generando formas innovadoras de cooperación y asociación para desarrollar los esquemas de financiamiento oportunos, y que sean lo suficientemente inclusivos, como para garantizar un enfoque multiactor en la construcción de un desarrollo de carácter holístico.

Frente a los desafíos globales del desarrollo y la reconfiguración de la cooperación en el sistema internacional y en América Latina, es importante reafirmar el valor que tienen experiencias de integración regional como el MERCOSUR. Este espacio de integración de países de renta media cuenta con instituciones e instrumentos técnicos, que pueden ser movilizados para promover acciones y respuestas coordinadas frente a los problemas globales. Resulta fundamental aprovechar y poner en valor estas instituciones regionales, que fueron construidas durante más de veinticinco años de vida y que brindan un espacio fundamental para la articulación de estrategias de cooperación Sur-Sur.

El MERCOSUR aparece como un espacio privilegiado, con ventajas competitivas a la hora de pensar en procesos de coordinación de las agendas de desarrollo. El MERCOSUR ofrece una armazón institucional sobre la cual establecer objetivos compartidos, colaboraciones y enfoques comunes. Por ejemplo, a través de la Comisión de Coordinación de Ministros de Asuntos Sociales del MERCOSUR (CCMASM), un ámbito intersectorial que reúne todas las carteras especializadas en los temas amplios de la política social como Educación, Salud, Trabajo y Seguridad Social, entre otros.

Desde la CCMASM se elaboró el Plan Estratégico de Acción Social, conocido como PEAS (http://peas.ismercosur.org/es/portada), en tanto instrumento de coordinación intersectorial de las políticas vinculadas al desarrollo social, muestra un alto grado de coincidencia y alineamiento con el marco de promoción del desarrollo global. En el siguiente link: http://revista.ismercosur.org/index.php/revista/article/view/73/25 se puede encontrar el ejercicio comparativo que se llevado cabo para identificar el grado de convergencia entre la agenda global y regional.

Carmen García, Asistente Depto. de Investigación y Gestión de la Información, Instituto Social del MERCOSUR (ISM).

Nahuel Oddone, Jefe Depto. de Promoción e Intercambio de Políticas Sociales, ISM.

Marcelo Setaro, Jefe Depto. de Investigación y Gestión de la Información, ISM.