Insulza: "Si el mundo político no es capaz de resolver problemas, se aisla de la sociedad"

 

 El precandidato presidencial destacó algunas cifras de este Gobierno, como la disminución de la pobreza y la desigualdad. Aún así, indicó que la desconfianza se mantiene y que para avanzar, es clave el diálogo enfocado en esas inseguridades.

(Agencia Uno)
 
El ex agente chileno ante La Haya y actual precandidato presidencial, José Miguel Insulza, también estuvo presente en el 38º Encuentro Nacional de Empresa 2016, donde destacó algunas cifras de este Gobierno y avaló algunas de las reformas. Sin embargo, igualmente criticó la falta de diálogo para resolver problemas que persisten en el Chile actual.

 

 

Lo primero que lamentó en su discurso fue la desconfianza generalizada de la ciudadanía en la política, "lo vemos reflejado en la abstención que representa a la democracia", lo que demuestra el punto de quiebre entre las instituciones y la ciudadanía.

 

 

Agregó que esa desconfianza también se extiende a los hogares de las familias en muchos ámbitos y que para recuperar la confianza, es necesario alinear las políticas con esos problemas que afectan la inseguridad de los ciudadanos, como por ejemplo, perder el empleo y llegar a la tercera edad.

 

 

"Es cierto que ha disminuido la pobreza, pero no la precariedad. Son muchos los de clase media que tienen acceso al crédito, pero viven con bajas remuneraciones y temen por el empleo, por la seguridad, la vejez, factores que pueden poner en riesgo la calidad que ellos llevan".

 

 

Además de eso, incluyó la falta de diálogo con el mundo laboral, lo que genera una exposición "al asalto del comunismo", tal como lo describió. "Si el mundo político no es capaz de resolver esos problemas, se aisla más frente a la sociedad, los demagogos de diferente colores pueden comunicarse más con la mayoría silenciosa, ofreciendo el populismo de soluciones simplistas", sentenció.

 

 

Insulza comentó que ese discurso, interpela también a quienes sienten temor con el futuro de los hijos, a los irritados por las expectativas laborales. "Aquí son los jóvenes los que son más sensibles y están dispuestos a enfrentar opciones más exigentes".

 

 

En materia de desigualdad, el ex agente comentó que disminuyó marginalmente y destacó que no sólo se tiene que pensar en el dinero cuando se refiere a ello, sino también al acceso a otras materias.

 

 

"En 2015 más de la mitad de los trabajadares ganaba menos de $300 mil pesos, eso condicina la distribución de la renta nacional. Reformas como la laboral y la tributaria están para eso, pero no podemos concurrir a ellas a cada rato, es necesario buscar respuestas creativas de distribución ligadas, por ejemplo, a la teconología".

 

 

Siguiendo en esa línea, explicó que a hoy existe un salto en la inversión y también en la tecnología. Finalmente, persistió en la necesidad de diálogo y apuntó a uno de los debates más grande que han puesto en duda este mismo punto: las AFP. "Es necesario examinar las propuestas que la Presidenta formuló, que significan introducir los cambios para que el dinero que reciba la gente cuando se pensione sea más alto".